Rafael Mariano Grossi

Embajador de Argentina


“Lo que más disfruto y que creo que es un privilegio enorme que tiene la profesión diplomática, es la posibilidad de trabajar gente con todo el mundo, es algo que me impactó desde el comienzo y que aún hoy con 35 años de carrera me sigue pareciendo maravilloso” considera Rafael Mariano Grossi, embajador y representante permanente de la Argentina antes las organizaciones internacionales en Viena. Frente a las limitaciones, él considera que: “la realidad presenta justamente límites, límites que vienen dados por la política, la economía, etc… la misión que tenemos y tratar de lograr un objetivo a pesar de esto”.